Bienvenidos a La Soledad Sonora de Charo Bustos Cruz

martes, octubre 16, 2012

SUEÑOS DE JUVENTUD

Impertérrito el silencio
camina por mi lado
rememorando irrisoriamente
mis sueños de juventud y dejándome
vacía de contenidos.

No viviré ya más esos sueños míos,
no beberé de nuevo 
los momentos perdidos
escritos ya en la página del pasado.

De nuevo soy el tiempo que me queda.
Detrás de tantos sueños,
yace la sombra del recuerdo
y de un cuerpo desnudo
que ansía recomenzar de cero.

El aire se mancha 
de un desagradable olor a muerte.
Son las flores putrefactas
que violan la limpieza del viento.
Un chorro de música
surge de la sombra del silencio...
como recordatorio de una juventud
tan lejana como pretérita.

Mi vida se asemeja a una botella vacía
que en otros tiempos
guardaba el mejor de los licores
y el germen de una felicidad
tan deseada...como necesaria
para seguir viviendo.
Photobucket

6 comentarios:

  1. Mi querida amiga Charo, me haces entrar en tu silencio. No eres el tiempo que te queda, el tiempo es para amar, y ese nunca se acaba en el alma de una poeta como tu.Yo voy a llenar tu botella vacía para que vivas empezando de cero, con tu cuerpo adormilado, pero vivo.VIVO, porque la esperanza no puede morir en Charo Bustos Cruz.
    Te dejo mi ternura con mil besos de esperanza.
    Tu amiga
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  2. Hola, Charo:

    La juventud nunca se va, permanece guardada en nuestro corazón para que nunca dejemos de ser niños.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso poema y muy guapa tú!
    Te sigo en todas las redes sociales.
    Besotes.

    Montse#

    ResponderEliminar
  4. Es un don innegable el tuyo de poder manejar la realidad con frases donde las palabras son pocas, justas y armónicas. Te felicito. Lo mío es prosa prosaica, no poética, pero que a su modo también busca crear conciencia y eliminar prejuicios, a favor de un mundo mejor para todos. Bievenida a mi blog lobigus.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. No somos solo el tiempo que nos queda, sino también los recuerdos que atesoramos, tanto los buenos como los malos, porque en gran medida, son nuestras vivencias pasadas las que nos hacen ser lo que somos, y la vivencias futuras nos seguiran puliendo, o quizá rompiéndonos a pedazos y cada pedazo también seremos nosotros mismos en nuestro ánimo y en el corazón de otros.

    Me ha encantado tu poema, a pesar de la tristeza que rezuma... y escribir versos tan bellos es un buen motivo para ver la botella llena hasta rebosar.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Bonito poema de recuerdos juveniles.......las botellas vacías que ya no tienen licor todavía pueden servir para muchas cosas útiles y prácticas, además se las puede volver a llenar del licor que más guste.Besotes

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su huella, aún en mi ausencia.
Siento mucho no poder corresponderos como quisiera.
Os llevo en mi corazón...
Intentaré seguir escribiendo para vosotros.

Gracias por estar siempre a mi lado!

Su amiga que os quiere

~Charo Bustos~